EL PELO. SALUD, CUIDADO, CORTE Y COLOR

30.1.15



Empezamos el fin de semana con un post de la sección PERSONAL SHOPPER sobre el cabello...
 El pelo puede ser liso o rizado, fino o grueso, pero los verdaderos problemas se originan en el cuero cabelludo. Para saber si su estado es bueno, conviene abrir la raya en medio y observar el brillo y la coloración de la piel.

  • Si es de tono blanco o marfil, el cuero está sano.
  • Si es rojiza, indica irritaciones, infecciones o problemas vasculares
  • Si es amarillenta y muy brillante, hay un exceso de secreción sebácesa.
  • Si tiene un tono grisáceo y mate, hay una irrigación insuficiente.
Es nomal que las personas estén afectadas por un problema de caspa en algún momento de su vida. La caspa se produce por la proliferación de una levadura que se encuentra en el cuero cabelludo y, a la vez, por una hipersección de sebo. Esto desequilibra la flora del cuero cabelludo y acelera la renovación celular. La base para el tratamiento de la caspa es la utilización de champús antiseborrea.
El pelo, al igual que la piel, envejece y se deteriora, por eso también hay que tender a cuidarlo. Es necesario utilizar productos hidratantes, mascarillas de vez en cuando y protectores cuando se toma el sol.
Si el problema es de alopecia, conviene hacer un estudio para concretar qué tipo de alopecia es y elegir el tratamiento adecuado. Normalmente se suelen prescribir productos por vía tópica y oral, que estimulan la microcirculación a nivel capilar y aportan energía a las células del folículo piloso. Otra opción, siempre bajo supervisión médica, es la ingesta de proestágenos antiandrógenos, que frenan la acción de la testosterona y disminuyen la seborrea.

El envejecimiento del cabello no se reduce a la aparición de las canas. Con la menopausia disminuyen los estrógenos, y esto hace que se reduzca la producción de queratina y de sebo y se ralentice la microcirculación sanguínea. Por ello es necesario utilizar champús, mascarillas e hidratantes capilares específicos antiedad.
En épocas de estrés, enfermedad o especial cansancio, existen tratamientos fortalecedores que se han demostrado eficaces.
Para problemas más urgentes existen centros de cuidado capilar donde, a través de distintos tratamientos, estimulan los folículos pilosos. Estos tratamientos incluyen masajes capilares estimulantes, ozonoterapia para oxigenar los folículos y láser de baja frecuencia para reactivar el funcionamiento de los folículos y propiciar el crecimiento del pelo.
Los principales problemas capilares que surgen como consecuencia del envejecimiento del cabello son que el pelo se vuelve fino, pierde brillo y se quiebra con facilidad. Para frenar este proceso es necesario utilizar productos de tratamiento.

Elegir el corte más favorecedor es difícil y complicado. En ocasiones se acude a la peluquería para pedir el corte de una actriz de cine o una modelo, sin tener en cuenta que el tipo de cabello, el corte de cara y el color de la piel y el pelo no tienen nada que ver con el de la actriz o modelo, por lo que el resultado final, por mucho que se haya intentado imitar a la perfección el corte, no es igual al que se quería copiar. Para elegir un corte que favorezca, es importante acudir a una buena peluquería que tenga un estilista capaz de aconsejar con criterio. No se trata de seguir las modas al pie de la letra, sino de adaptar las tendencias a nuestro estilo.
Existe hoy una opción muy demandada para quienes no tienen paciencia para esperar a que les crezca su melena, las extensiones de pelo. Este tratamiento consiste en pegar mechones de pelo natural al propio cabello con siliconas especiales. Suele durar unos seis meses y para su mantenimiento se aconseja no usar cepillos con bolitas finas al final de las cerdas e hidratar el pelo artificial.
El peinado que resulta más favorecedor en función de la forma del rostro es:

  • ROSTRO OVALADO: cualquier estilo resulta favorecedor.                                                 
  • ROSTROS REDONDOS: le favorece los cortes desfilados y se evitarán las melenas redondeadas. La frente debe estar despejada y preferiblemente la raya debe ser asimétrica.
  •  ROSTROS RECTANGULARES: le favorece el corte a capas, o con volumen en los laterales. Se deben evitar los flequillos y la melena larga y lisa. Los recogidos serán a media altura.
  • ROSTROS CUADRADOS: el corte debe ser a capas, evitando las melenas rectas. Los recogidos serán preferiblemente altos, con algún mechón suelto.
  • ROSTROS CORAZÓN: le va mejor una melena corta y con volumen en las puntas. Se deben evitar los recogidos y los flequillos.


Las mujeres se tiñen para:
  • Disimular las canas.
  • Aportar reflejos a su pelo.
A la coloración se le pide:
  • Naturalidad.
  • Calidad, es decir, que no estropee el cabello.
  • Que el color sea duradero.
  • Que deje un brillo intenso y también duradero.
Debido a la coloración hay que cuidar más el cabello, porque los tintes están formulados con amoniaco, agentes oxidantes y pigmentos de color que penetran en la fibra capilar, alterando su estructura y dejándola más frágil y sensible frente a las agresiones externas, que van apagando el color y el brillo.
El tinte puede ser:
  • TINTE TRADICIONAL: en el que al crecer el pelo se deja al descubierto una raíz de otro color muy radical.
  • TINTE SEMIVEGETALES: sólo se aplican en peluquerías. Resultan menos agresivos para el pelo, pero duran unos 40 días, ya que se van aclarando poco a poco con los lavados.
En cuanto a las mechas, la técnica más extendida para aplicarlas es el papel de plata.

Pese a las tendencias, y teniendo en cuenta que todo consejo debe estar adaptado al estilo de cada uno, existen unas normas generales que siguen la mayoría de los estilistas:
  • Las melenas largas capeadas aportan movimiento a la cabeza. Si la melena es recta conviene que sea muy lisa, o sino parece descuidada. En la madurez sientan mejor las medias melenas o los estilos cortos, siempre que no sean demasiado masculinos o marcados.
  • Las capas aportan movimiento y personalidad a las cabezas, pero exigen un mantenimiento mensual en la peluquería. Con la edad, conviene no capear demasiado, ya que se pierde pelo y puede resultar una melena empobrecida.
  • En cuanto al color, los tintes oscuros endurecen los rasgos. Salvo chicas jóvenes y de piel morena, los negros, granates o azules no favorecen. En la línea de los rubios, favorecen más los tonos trigo y miel. Cuando se trata de marrones, que sean claros, dorados o cobrizos.
  • Las mechas suelen elegirse uno o dos tonos diferentes al color del pelo cuando se pretende conseguir una imagen discreta y que cumplan la función de aportar luz y movimiento al pelo.
  • Los recogidos muy formales envejecen, porque quedan demasiado sofisticados y correctos.
  • En los productos de acabado se tiende a buscar la naturalidad. Por ello, se utilizan más las ceras y pastas ya que ayudan a fijar y moldear sin aportar demasiado brillo ni grasa.
  • Los pelos rizados se alisan preferentemente mediante marcados, aunque hoy en día existe un alisado semidefinitivo: el alisado termal. Dura hasta cuatro meses y el resultado depende de lo sano que se encuentre el cabello. Con la aplicación de productos que sellan y reparan la cutícula del pelo, se somete al cabello a un alisado con planchas de cerámica. Finalmente, se aplica un producto de sellado que fija el proceso. No se puede lavar el pelo en tres días ni teñirlo en dos semanas.

¿Qué os ha parecido el post? Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios, xoxo.

  • Share:

You Might Also Like

1 Sin comentarios

  1. un muy buen aporte, muy buen contenido.
    amigas, recordemos también darle un poco de cariño a nuestro cabello, y entender como funciona y las posibles enfermedades que debemos evitar.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario :D / Thanks for your comment :D

zaracabanyesblog@gmail.com